IGLESIA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

  • Iglesia de la Purísima Concepción Fuente Palmera

IGLESIA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

Presidiendo la Plaza Real se alza la parroquia fundacional de la Purísima Concepción, que se levantó en 1768. Perteneció al Obispado de Sevilla hasta 1959, fecha en la que pasa a depender de Córdoba. Se erigió como parroquia en 1803.
Es una de las tres capillas más antiguas de La Colonia, junto a la de La Herrería. Custodiando la puerta de acceso al templo encontramos una verja de hierro fundido. La fachada está flanqueada por dos torres construidas en ladrillo, rematada por una gran concha que cobija el escudo de Carlos III. La más antigua de las torres es la de la izquierda, mientras que la de la derecha, que quedó inconclusa, fue terminada con idéntico esquema en 1994.
La sencillez y la proporcionalidad se conjugan en el interior del edificio. Dicho templo consta de tres naves de estilo barroco separadas por arcos de medio punto que se apoyan en robustos pilares; una central y dos laterales más estrechas, una cúpula barroca decorada con fajas radiales cubre el tramo central del crucero. Su bóveda de arista se eleva por encima de las molduras en yeso, que decora la parte superior de los pilares. Las aristas de la bóveda son producto de la intersección de dos arcos de medio punto, de distinta altura. Los arcos de las naves son de estilo carpanel. La cúpula descansa sobre las claves de cuatro arcos de medio punto, sobre la nave central. Las cuatro pechinas formadas por el descenso de la cúpula sobre los cuatro arcos, están decoradas con lunetas de yesería.
Retablo Mayor. El Altar Mayor estuvo dotado de un bello retablo dieciochesco, hoy desaparecido, y sustituido por uno barroco, procedente del Monasterio de Santa María de los Ángeles de Hornachuelos, en cuyo centro se ha colocado el escudo de armas de Carlos III que figuraba en el primitivo retablo. Fue instalado en 1987. Consta también de dos altares laterales de yeso, ambos restaurados.
Capilla del Sagrario. A la izquierda del presbiterio con el frontal tapizado en un adamascado beige, hallamos un gran cuadro, obra de Manuel García Reyes, fechado en 1985 y copia de las dos trinidades de Murillo, con marco dorado y penacho, realizado en Fuente Palmera. Al pie del cuadro, y adosado a la pared aparece el altar en madera (perteneciente al frontal del retablo) y el sagrario en metal dorado de 55 x 50 cm, con un áncora, copón y sagrada forma en la puerta. Acompañan en los laterales del cuadro, dos antiguas repisas de maderas traídas del obispado en 1985, y encima de ella dos lámparas del Sagrario de metal dorado, tipo aceitera con brazo de hierro fundido y madera con forma de escudo tapizado.
Imágenes. Entre las imágenes destacan Jesús Nazareno y el Cristo de la Sangre, ambos fechables en el XVII. Ambas figuras talladas en madera y policromadas. La Purísima Concepción de María es otra de sus imágenes, también tallada en madera policromada, con dos metros de altura incluida la peana, fue realizada hacia 1940 y responde a modelos propios de la escuela granadina del siglo XVII. Las imágenes de Ntra. Sra. de los Dolores y del Santo Sepulcro completan el conjunto principal.

Iglesia de la Purisima Concepcion