Ruta de las Fuentes Históricas

La ruta de fuentes históricas de la Colonia de Fuente Palmera es un recorrido por las distintas fuentes naturales que yacen en Fuente Palmera y sus aldeas y que en su día dieron nombre a esta localidad.
La importancia de las fuentes, abrevaderos y pozos en las Nuevas Poblaciones se comprende por la necesidad de los primeros colonizadores de disponer agua cercana a los asentamientos. De igual forma resultaba esencial para el abastecimiento del ganado. Los acuíferos que se encuentran en La Colonia de Fuente Palmera y del resto de la campiña cordobesa y sevillana se forman en la raña permeable, mientras que las margas infrayacentes del Mioceno, por su carácter impermeable, actúan como límite inferior.
Las fuentes de los núcleos colonos tienen en común la composición tripartita (pileta- abrevadero-lavadero) con que fueron diseñadas en el siglo XVIII.
La Ruta de las Fuentes elaborada por el Ayuntamiento de Fuente Palmera presenta el siguiente recorrido: Conjunto Histórico Hidráulico Carolino de Fuente Palmera; Fuente Nueva de Fuente Carreteros; Fuentecilla de Los Silillos; Fuente de Villalón; Fuente Carlos III de La Herrería; y Pozo y Pilas de La Ventilla.
Entre las que actualmente se conservan de la época de la colonización, se pueden destacar las fuentes de La Herrería y de Villalón, ambas de composición idéntica. Están formadas por una caseta de ladrillo rematada por un tejadillo a cuatro aguas, por uno de cuyos costados vierte el agua a una pileta de planta rectangular. A la pileta, se adosa un amplio pilar abrevadero y a él otro más pequeño. Se cree que se construyeron entre 1767 y 1769, debido a sus características comunes con otras fuentes de las Nuevas Poblaciones.
La Fuente Carlos III de La Herrería está situada en el Parque Pablo de Olavide y actualmente se utiliza para el riego de los árboles y como zona de recreo y esparcimiento. La Fuente de Villalón se ubica a unos 200 metros del núcleo, contigua a la carretera que une Villalón con Ochavillo del Río.
En Fuente Carreteros existe una fuente moderna, del año 1993, construida junto a la Casa Grande, muy cerca de donde estuvo situada una anterior (Fuente Vieja), que desapareció al construirse el parque. El agua de esa antigua fuente era la que utilizaba el pueblo para beber antes de contar con la red de suministro y se usaba también para llenar un abrevadero situado a unos cien metros, ya en las afueras, que era el utilizado por los carreteros para dar agua a sus caballerías y bueyes, de donde toma el nombre la población (la “fuente de los carreteros”). La actual fuente consta de un frontón de ladrillo en cuyo centro se conserva la lápida conmemorativa y de cuya parte inferior sale un caño de hierro que vierte en una pileta excavada en el terreno.
El Conjunto Histórico Hidráulico Carolino se sitúa en el núcleo de Fuente Palmera, por la entrada desde la carretera Cañada-El Villar y Silillos. Es una fuente de origen califal cuyo manantial debe su existencia al Arroyo de la Plata que pasa por Fuente Palmera. Debido a la importancia de este manantial, el Real Concejo de Mesta de Pastores lo convirtió en parada obligatoria para las huestes trashumantes durante la baja edad media.
En 1768, un equipo de exploradores al servicio del rey Carlos III y de los fundadores de las Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena, descubrieron este oasis en pleno desierto de La Parrilla. Fuente copiosa en agua, rodeada de palmar y encrucijada de caminos fue bautizada como “La Fuente Palmera”. Sus características fueron idóneas para establecer uno de los principales núcleos de la colonización y abasteció de agua a cientos de familias centroeuropeas para uso personal y como abrevadero descansadero muy frecuentado por viajeros, comerciantes, soldados e incluso bandoleros como los famosos “Siete niños de Écija”.
La Fuentecilla de Los Silillos se construyó originalmente entre 1955 y 1960 sobre una pila algo más antigua para uso rural y ganadero. Obtiene venero del pozo-manantial de los Alinquer, del cual se tiene constancia desde 1923, cuando fue cedida al pueblo la mitad del agua del pozo. Restaurada hace unos años, hoy día supone una zona de esparcimiento y encuentro para la población y visitantes.
El Pozo y Pilas de La Ventilla es un conjunto patrimonial de reciente remodelación que se compone de abrevadero, un pozo y pilas, recreando una parte fundamental en la vida de los vecinos peros especialmente en la de las mujeres, durante una época en la que no había canalización de aguas. Tradicionalmente se utilizaba para obtener agua de uso doméstico y ganadero. Hoy día, zona de recreo y encuentro de la población. Está construida en ladrillo visto con una colorida iluminación que resalta el conjunto por la noche.
Además de estas fuentes, pozos y abrevaderos, existen otros manantiales en proceso de recuperación y restauración, como son la Fuente de Ochavillo del Río y la Fuente de Peñalosa. Esta última es una de aquellas primeras fuentes de Carlos III, con forma circular y un antiguo lavadero público.